Educación

Cinco consejos para comunicar la fiesta final de curso

Llegan las últimas semanas de clase. El calendario está lleno de exámenes y de entregas de trabajos. Y las mochilas vienen ya cargadas, no solo de libros, sino también de cansancio, tras meses de estudio y aprendizaje.

Pero en esta época llega también el buen clima. Se empieza a sentir ese aire de verano, y es necesario detenerse, y dedicar unas horas de distensión a preparar y disfrutar de la fiesta de final de curso.

Puede que, en tu centro, estéis ultimando detalles, o bien, que aún os queden temas por cerrar.

En cualquier caso, mantener una comunicación clara y directa con las familias te ayudará a motivar su participación y a que podáis compartir ese momento de distensión juntos.

¿Te preguntas cómo lograrlo? Aquí te dejamos cinco tips para que lo consigas:

  1. Ponte en el lugar de quien tiene menos información
  2. Cuando llevas tiempo organizando un evento, hay datos que te pueden parecer evidentes. Sin embargo, habrá familias que son nuevas en la escuela, o que simplemente no están al tanto del tema, y necesitarán tener toda la información.

    Por eso, es importante que revises que todos los datos esenciales estén incluidos en la invitación:

    • la fecha en que tendrá lugar el evento,
    • el horario de inicio y de finalización,
    • el cronograma de actividades,
    • dónde se hará,
    • si las familias están invitadas a asistir,
    • y si necesitas que se lleve algo en especial.

  3. Organiza y comunica en función del número de participantes
  4. Está claro que es diferente organizar un evento para infantil y primaria, que hacerlo, por ejemplo, solo para los alumnos de P3, P4 y P5.

    Si prevés que en tu fiesta habrá muchos niños y necesitarás evitar las aglomeraciones, puedes pensar en:

    • programar actividades en simultáneo,
    • utilizar distintos espacios de la escuela,
    • o bien, crear turnos, con horarios para los diferentes cursos.

    En cualquier caso, al escoger alguna de estas alternativas, será importante que lo comuniques también.

    Por ejemplo, en la invitación puedes añadir detalles sobre:

    • los horarios de cada actividad,
    • los espacios donde tendrá lugar cada una de ellas.
    Chica organizando en el calendario

  5. Genera expectación y motivación por el evento
  6. La ilusión y las ganas se contagian a través de las palabras. ¿Qué tal si creas una invitación que sorprenda? ¿Y si la complementas con mensajes recordatorios originales? Ten en cuenta que puedes usar un tono cercano en tus comunicaciones y, aún así, no perder la formalidad.

    Y, ¿cómo generar expectativa?

    • Un clásico de los eventos escolares es incluir sorteos. ¡Y están geniales! Quizás, puedas invitar a los padres y madres a que participen: es probable que haya personas con negocios o emprendimientos propios, dispuestos a ceder productos y regalos.
    • También puedes pensar en otras actividades que involucren a las familias. Por ejemplo: un concurso de tortillas caseras o una yincana familiar.

    Por otra parte, más allá de las actividades, también puede ser interesante que manifiestes, mediante una frase sencilla, el valor que tiene para la escuela reunirse y disfrutar de un momento distendido todos juntos.

  7. Define valores a potenciar
  8. Los preparativos del evento de final de curso con los alumnos son una ocasión para trabajar valores como la cooperación, la generosidad o la creatividad.

    Quizás en tu centro habéis dado un lema especial a vuestro evento, o bien, os habéis centrado en un tema.

    En cualquier caso, es importante que las familias estén al tanto de ello: es decir, que lo expliques en tus comunicaciones.

  9. Calendariza, planifica y agradece
  10. Una vez que hayas decidido qué necesitas comunicar a las familias, llega el momento de planificar en qué momento enviarás:

    • la invitación,
    • los recordatorios o notificaciones,
    • y el mensaje de agradecimiento.

    Este último es muy importante también, ya que los eventos son posibles y salen bien gracias a la colaboración de las personas. Desde los padres que se hacen un hueco en su agenda para pasar unas horas allí, hasta los socios del AMPA que han estado trabajando en la organización.

    Nuestro consejo es que dejes preparado y programado tu mensaje de agradecimiento: es uno de esos detalles que hacen la diferencia.

Da las gracias

Compartir